Culmina nuestra reseña del panel del 2i con los bullets points de Richard Carega respecto a la Innovación en Paraguay, tema central del debate organizado por la Asociación Paraguaya de Agencias de Publicidad (APAP). Careaga es uno de los más premiados directores de comerciales y audiovisuales locales, fundador de Synchro Image y director de fotografía de las taquilleras 7 Cajas, Los Buscadores, entre otros proyectos.

 

Nuestro gran problema. El gran problema de Paraguay es que siempre nos encerramos en nosotros mismos. Desde la época de la conquista, la era colonial, se mantuvo ese encerramiento a lo largo del tiempo. Recién hace poco eso está cambiando.

 

De afuera para dentro. ¿Qué hacemos para elevar el nivel de innovación como país?. Ver lo que está pasando afuera, qué cosas se hacen, cómo implementamos eso acá. En la medida que veamos lo que está pasando afuera, vamos a poder innovar lo que pasa dentro. Al hacer de manera diferente lo que estamos haciendo normalmente, ya estamos innovando.

 

“Empezaron a aparecer empresas innovadoras como The Lab, que implantaron un nuevo tipo de negocio: productoras chicas con mucha flexibilidad, que de acuerdo a la magnitud del proyecto van formando equipos de freelancers”

 

 

Factores que conspiran. La mala educación y la falta de visión del gobierno respecto a la cultura innovadora.

 

Al paraguayo no le calienta.  Hay internet, hay tutoriales, hay miles de herramientas, pero nos resistimos a investigar y formarnos. Eso es lo más loco para mí.

 

¿Cómo innovamos el modelo de negocio? Hablemos de cómo la industria audiovisual se fue transformando en los últimos años en Paraguay. Años atrás, teníamos una particularidad interesante como mercado: no había rentals de equipo, todas las productoras nos veíamos obligadas a tener nuestros propios equipos (cámaras, luces, carros de travelings y otros equipos, móviles, etc.) y teníamos un staff de 15 a 20 personas. Eso hacía que las productoras seamos empresas grandes, a diferencia del resto de la región y del mundo, donde las productoras eran 2 a 3 personas y un teléfono.

 

Tuvimos la madurez para unirnos y no quedarnos encerrados aquí,  peleándonos entre nosotros en un mercado pequeño como el nuestro”

 

¿Cuál fue el punto de inflexión? Empezaron a aparecer rentals de equipos, que hizo que las productoras ya no tengamos necesidad de comprar nuestro propio equipamiento, y empezaron a aparecer empresas innovadoras como The Lab, que implantaron un nuevo tipo de negocio: productoras chicas, con mucha flexibilidad, que de acuerdo a la magnitud del proyecto van formando equipos freelances.

 

El Nuevo Modelo. Las productoras grandes y pesadas, nos vimos obligadas a achicarnos más, y a equipararnos a este nuevo modelo de negocios del audiovisual.

 

El fenómeno 7 Cajas.  Con 7 Cajas y otras películas empezó a explotar el audiovisual nacional, se empezó a ver desde afuera, y nos dimos cuenta de que eramos capaces de salir al mundo.

 

Sostenibilidad. Si bien antes se hicieron cosas, eran esporádicas, ahora las organizaciones empezaron a fortalecerse, se empezaron a hacer viajes afuera, se empezaron a firmar convenios con Cámaras de Producción de países como Argentina, Uruguay, con anunciantes importantes del extranjero. Entonces, hay señales que está empezando una nueva época del audiovisual paraguayo, donde las productoras están empezando a generar trabajo de manera sostenida para el extranjero.

 

Madurez. Ya no nos quedamos encerrados todos aquí, peleándonos entre nosotros en un mercado pequeño como el paraguayo. La industria tuvo la madurez necesaria para unirse, y darse cuenta que juntos se puede hacer mucho más que estando separados.

 

“Para internet nomás es”.  Es un error pensar en un material de trascendencia, con contenido emotivo que llegue al corazón, con bajo presupuesto, con la excusa de que “es para internet nomás”.

 

 

Inversión. El hecho que la plataforma cambie, no signfica que no se deba invertir en producción. Hay contenidos tácticos que pueden ser de bajo costo (producto girando, etc.), pero no llegás al corazón con un presupuesto bajo.

 

 

“Hay señales que está empezando una nueva época del audiovisual paraguayo, donde las productoras están empezando a generar trabajo de manera sostenida para el extranjero”