Al final, se trata de hacer del mundo un lugar un poquito mejor en el que todos vivamos más felices

 

Entradas agotadas y free press sin precedentes arrojó la primera edición del restaurant efímero Peteî Pyhare (Una Noche), idea y experiencia generada por la agencia Motora Constructora de Marcas. “Cuando el marketing y una buena causa se encuentran para mover la aguja, por un mundo un poquito mejor”, es la conclusión.  Aníbal Rey y María Fernanda González, DGCs de Motora, quienes nos comentan detalles de esta acción.

Peteĩ Pyhare. El primer Restaurante del Mundo que abre una vez al año, y alimenta el año entero // Ag.: Motora // DGCs: Aníbal Rey y María Fernanda González.

 

 

Desde el brief, ¿cómo nace el proyecto de Peteî Pyhare?

María Fernanda: Fue un brief realmente largo (risas), fueron varias reuniones. Aprovechamos estas reuniones para conocer al cliente y entender su trabajo, su misión, y conocer detalles operativos y logísticos. Nos interesa mucho entender la “cadena de producción”, cuando nos encomiendan un trabajo, desde que nace hasta que llega al consumidor final (en este caso, el producto final es toda la experiencia del restaurante). Tener esta cadena de producción delante de los ojos nos permite cruzar variables, detectar detalles geniales que nos permiten llegar a la idea, y también detectar errores que se pulen o se solucionan en la ejecución final de la idea. Por ejemplo, si tenemos a los mejores chefs del país todos juntos, entonces tenemos al mejor restaurante del país… Pero es por una sola noche… ¡La idea siempre estuvo ahí!

 

 

“Negar la vocación social de Motora sería negar nuestro ADN a esta altura. Creemos profundamente en la capacidad de las agencias en constituirse en ese punto donde se encuentran la empresa con la comunidad”

 

Anibal: La Fundación Banco de Alimentos del Paraguay, trabaja hace más de 15 años con un único propósito:  mitigar el CRIMINAL desperdicio de alimentos que día a día, sucede aquí y en todo el mundo. Las cifras son tan enormes que ya resultan ridículas: según la FAO, en el mundo hay 870 millones de personas pasando hambre. Pero al mismo tiempo se tiran a la basura 1300 millones de toneladas de comida. La contradicción es escandalosa. Llevado a cifras más modestas: sólo en UN LUGAR del Paraguay –el Mercado de Abasto- se desperdician 40 toneladas de alimento POR DÍA.  Con enormes esfuerzos, el Banco de Alimentos logra acondicionar y procesar 90 toneladas POR AÑO, que abastecen diariamente a más de 150 comedores, refugios y hogares de niños y ancianos. La desproporción asusta y da bronca. Más en un país riquísimo como lo es el Paraguay en términos de generación de alimentos y que –en paralelo- tiene a no menos de 4 millones de compatriotas por debajo de la línea de pobreza.

Este es el contexto.

El brief, en síntesis: la Fundación hace año a año, una cena benéfica para recaudar fondos y comprar insumos para ampliar el alcance y la capacidad operativa.

En lugar de hacer otra campaña sobre la “Cena de los Chefs”, elegimos crear un concepto nuevo. Un restaurante que abre una sola vez al año, atendido por los mejores chefs del país, capacidad limitada a 400 asientos, 7 platos en el servicio y un ticket muy por debajo del habitual en cualquier restaurante de alta gama.

Desde lo que sé, el restaurante agotó lugares 3 días antes de abrir y se alcanzó holgadamente la meta fijada para este año en términos de recaudación.

Claro, esto recién comienza y la idea es hacer crecer el concepto año a año.

 

 

“Nos interesa mucho entender la cadena de producción cuando nos encomiendan un trabajo, desde que nace hasta que llega al consumidor final (en este caso, el producto final es toda la experiencia del restaurante)”

 

 

Hablemos de Motora, ¿qué los inspiró a crear esta agencia y a qué tipo de proyectos apuntan?

 

María Fernanda: Entender que la construcción de marca es un trabajo a largo plazo, y que para eso, cada acción que realiza una marca tiene que estar conectada con su pasado, con su origen, y debe poder conectarse con su futuro, con todo lo que la marca va a hacer desde este momento en adelante. Ninguna acción de comunicación de una marca puede ser una “acción aislada”. El hecho de poder construir “la identidad de algo” es muy motivador, estamos dejando una huella.

 

Anibal Rey: Negar la vocación social de Motora sería negar nuestro ADN a esta altura. Creemos profundamente en la capacidad de las agencias en constituirse en ese punto donde se encuentran la empresa con la comunidad. Vivimos en sociedades demasiado huérfanas de muchas cuestiones básicas en cuidado ambiental, salud, educación y buena nutrición como para ser indiferentes y sólo buscar el lucro y el beneficio sin mirar alrededor. Las personas de este país son sinceramente solidarias y las empresas están dirigidas por personas. Entonces, la fórmula es posible. Después de todo, ninguna marca sobrevive sin la comunidad que le compra. El famoso “win win”, (yo gano, vos ganás) puede y debe devolverle a la gente, parte de lo que la gente entrega con la compra de cada producto o servicio. Cómo? bajo la forma de acciones o iniciativas que beneficien a las mismas personas o al medio ambiente en el que esas personas viven (asistencia a grupos carenciados en lo sanitario o alimentario, reciclaje de plásticos y otros materiales no biodegradables, impulso de programas educativos para chicos de escasos recursos, promoción de los pequeños productores agrícolas, inclusión de las personas discapacitadas, y un largo etcétera). Al final, se trata de hacer del mundo un lugar un poquito mejor en el que todos vivamos más felices.

Más allá de esto, Motora también ha trabajado y trabaja en campañas comerciales de corte más tradicional (tenemos entre 10 y 25 años de experiencia en agencias). Y lo hacemos con buenos resultados afortunadamente. Pero siempre tratamos de darles un toque de calidez, de cercanía que identifique y gratifique a las personas mientras construimos marcas desde bases sólidas.

 

 

“La construcción de marca es un trabajo a largo plazo, y que para eso, cada acción que realiza una marca tiene que estar conectada con su pasado, con su origen, y debe poder conectarse con su futuro”

 

 

¿Cuál es su opinión acerca de los jugadores emergentes en la industria (consultores, freelancers, etc) que hoy son una realidad en el mercado local?

 

María Fernanda: es algo extremadamente positivo, significa que nuestra industria está más viva que nunca, hay clientes de todos los tamaños y agencias, estudios de diseño y consultores de todos los tamaños. ¿Lo negativo? Las personas/empresas que ofrecen servicios poco calificados, que entran a competir con empresas y personas muy calificadas. Sólo nos queda seguir haciendo un trabajo excelente y mantenernos unidos como gremio, respetando códigos, estándares de precios, etc. para que la industria publicitaria sea cada vez más profesional.

 

Anibal: Todos los cambios son bienvenidos. Todo es parte de una renovación cíclica de talentos y formatos. Cada uno tiene su método. Pero siempre hay apenas dos maneras de hacer tu trabajo: bien o mal. Ahí está la gran diferencia, más allá de que trabajes desde una laptop en una playa de Uruguay para Asunción, o si tenés un edificio corporativo de 4 plantas. La calidad buena o mala de tu trabajo, marca la diferencia. Simple.

 

¿Algo más que deseen compartir?

 

María Fernanda: ¡Sí! Agradecer al Banco de Alimentos y a la Asociación de Chefs del Paraguay por encomendarnos este trabajo, en especial a Aramí O’Hara y a la profe Teresita O’Hara, a Amanda Villamayor y Jessi Benítez del Banco, y a Sole, Belén, Diego y Noelia de Motora, que sin ellos nada de esto hubiera salido tan hermoso.

Aníbal: Y agradecerle a Creativo Roga por este brutal aporte a la industria. Por fin todos tenemos voz en un espacio en el que nadie se queda fuera. Bravo por eso.

 

“Siempre hay apenas dos maneras de hacer tu trabajo: bien o mal. Ahí está la gran diferencia, más allá de que trabajes desde una laptop en una playa de Uruguay para Asunción, o si tenés un edificio corporativo de 4 plantas”